Mes del Adulto Mayor: municipio destaca fortaleza de mujer que ha soportado dos pandemias
A través de la delegación de Las Compañías, se destaca la historia de la señora Hilda, quien ad portas de cumplir 99 años, goza de una salud privilegiada que no solo le permitió vencer una epidemia de influenza en 1966, sino también enfrentar el covid-19.

Próxima a cumplir 99 años, la señora Hilda del Carmen Osorio está siendo protagonista de dos pandemias, a pesar que confiesa que con el  Covid 19 aumentaron sus temores, sobre todo por la cantidad de víctimas que ha dejado la crisis sanitaria.

 

Su testimonio, lo entrega en medio de la reunión semanal de su club “Aprecio La Vida” que funciona cada lunes en la reciente inaugurada sede vecinal Villa Los Llanos y se inserta en  los ejemplos que la Oficina del Adulto Mayor de la Delegación de Las Compañías quiere destacar  durante este mes para que sea conocido por las nuevas generaciones.

 

Explica que vive hace 8 años en Las Compañías. Su hijo, Alejandro Pedro Barraza Osorio (63) la convenció de trasladarse de Vallenar a La Serena, donde adquirió un inmueble. Pero, la pandemia complicó su accionar como a todos los adultos mayores por lo que su hijo optó por trasladarla a su hogar en el sector El Cajón de El Romero y tras el retorno a una mayor normalidad, desde allá concurre sagradamente a las reuniones de su club. “Uno de mis  hijos me llevó a su casa para que no estuviera sola, pero lo que más  echo de menos son a mis vecinas con las que conversábamos constantemente”, enfatiza.

 

Entre sus relatos, rememora que a finales de la década del ’50 y en pleno invierno, un brote de influenza se propagó por todo Chile  cobrando la vida de, al menos, 20 mil personas, en su mayoría niños y adultos mayores.

11_cada lunes  en la sede de la junta de vecinos se reune con las integrantes del club aprecio  la vida.

 

La crisis sanitaria del coronavirus le trajo al presente estos recuerdos, que en su caso la afectó fuertemente, aunque admite que en aquella oportunidad la soportó estoicamente. “La fiebre que tenía era muy alta, recuerdo una sequedad fuerte en la garganta, dolor de cabeza y en todo el  cuerpo. Pero, el señor (Dios) me dice que todavía no es tiempo de que me vaya, con decirle que mi madre (Lucía Osorio) murió a los 110 años y me confesaba que yo tendría que durar lo mismo. Lo que pasa es que antiguamente la gente se alimentaba muy bien. No faltaba la leche, para el desayuno el cocho con harina tostada y a mis hijos los crie igual como me criaron a mí, por eso que ellos son niños firmes”, profundiza.

 

En todo caso, rememora que a pesar de lo mal que la pasó con el brote de influenza, no llegó al extremo de ser traslada al hospital, “sólo en mi casa, pero sí estuve en una pieza encerrada. Recuerdo que falleció bastante gente como ahora con la actual pandemia. Es por ello que debemos cuidarnos unos a otros, sobre todo los mayores y alimentarnos como corresponde.  Todos mis nietos igual me siguen y se ponen a jugar conmigo. Incluso,  tengo un tataranieto. Estamos hablando de cinco generaciones”, profundiza.

 

Actualmente extrema sus cuidados. No esconde que ha pasado susto por lo que ha sido rigurosa con las medidas de prevención. “Todavía me queda miedo, porque no quiero morir con esta enfermedad”, confiesa. 

 

En todo caso, no se desanima. “En mi casa me entretengo trabajando en algo, pero echaba  de menos a mis vecinos, amigos y a los familiares que tampoco podían visitarme, por lo que me sentía un poco abandonada en ese sentido, aunque mis hijos y nietos me llamaban  por teléfono”, remarca.

 

REMARCANDO SU OPTIMISMO

 

La señora  Hilda está feliz con participar  junto a  su club de adulto mayor en una sede totalmente renovada, “me gusta estar con la gente, al menos yo que vivo sola, me alegro mucho de estar con ellos.  Cuando vengo a esta reunión me alegro tanto porque paso en mi casa sola. Mi hijo se va a trabajar y  mi nuera viaja a La Serena”.

 

Una de las cualidades más valoradas es su buen sentido del humor y andar siempre con una sonrisa en su rostro. De hecho, antes del receso impuesto por la pandemia fue elegida reina del evento entre Cuecas y Empanadas, actividad organizada por la Oficina del Adulto Mayor de la Delegación Municipal de Las Compañías, representando al Club “Aprecio la vida”, donde se resaltó su vitalidad y lucidez. “Sé y recuerdo toda la historia de mi familia. En la escuela no era porrona, por eso lloraba cuando me sacaron, porque no habían curso donde yo me crie en un pueblo chico en Vallenar. Cuando quedé viuda trabajaba todos los días para darle comida a mis hijos, por  eso ellos son muy apegados a mí”.

 

Yasna Contreras encargada de la Oficina del Adulto Mayor  de la Delegación de Las Compañías, destaca el ejemplo de vitalidad que proyecta la señora Hilda, “dentro de su club es un gran referente porque escucha las historias de cada una de sus integrantes, las aconseja, saca adelante y las fortalece. Es como la madre de muchas de ellas y con su ejemplo de vida, lucidez y dulzura ha logrado convencerlas de que se den la oportunidad de ser feliz y que se respeten como mujeres y aprendan a trabajar”,  sostiene.

 

 

 

 

logo municipal
© 2001 - 2021 Ilustre Municipalidad de La Serena
Arturo Prat 451, La Serena
Teléfonos: (56) (51) 2 206600