Personas en situación de calle podrán rehabilitarse de sus adicciones al alcohol y las drogas
 

 

Jesús Díaz vive en la calle. Pese a todo, irradia felicidad. “Esta ha sido una experiencia sumamente bonita porque aquí nos valoran, nos ayudan, trabajan junto a nosotros. Yo me encontraba mal, andaba en la calle, me drogaba y tomaba todos los días. Ahora no lo hago, y ellos me incentivan a que no lo haga más”.

 

Al igual que Jesús, son 13 los usuarios que ya se han integrado al Programa de “Tratamiento y Rehabilitación para Personas Adultas en Situación de Calle con Consumo Problemático de Alcohol y Otras Drogas”, implementado en La Serena gracias a la alianza colaborativa del municipio local y el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA).

 

El objetivo central de la iniciativa, que fue presentada este miércoles en el Centro Cultural Santa Inés, es otorgar tratamiento a personas en situación de calle, que requieran apoyo para su propósito de cambio de conducta de consumo y/o abstinencia, y que son pertenecientes al Programa Calle. Está dirigido para personas sin ingreso de recursos y mayores de 18 años, con consumo problemático de alcohol y drogas, en situación de vulnerabilidad social y que residan en la comuna de La Serena.

 

“Los usuarios, que viven en una situación de vulnerabilidad, han mostrado avances significativos en estas primeras semanas. Ellos sienten que están resguardados, cobijados y que ahora integran una verdadera familia. Ese es uno de los objetivos centrales del programa”, indicó Javier Cantuarias, Director Regional (TP) de SENDA.

 

El Gobernador de la Provincia de Elqui, Américo Giovine, destacó que “lo que hacen estos programas es ir consiguiendo que las personas eleven su autoestima, que ellos se puedan reconocer como valiosas. Así surge esta iniciativa, con el municipio de La Serena y SENDA creando un equipo multidisciplinario de profesionales para trabajar con ellos y que así puedan retomar sus vidas”.

 

 

 

Para el concejal Pablo Yáñez, este tipo de instancias “permiten ayudar en forma real. Una persona en la calle ya es demasiado y tenemos que buscar fórmulas como municipio para que esta realidad vaya cambiando”.

 

El programa está a cargo de un equipo multidisciplinario compuesto por una trabajadora social, un psicólogo, un técnico en rehabilitación, un sociólogo y un médico, quienes han ido centrando sus primeras intervenciones en la vinculación para favorecer la adherencia al tratamiento de todos los usuarios.