Locatarios del barrio bohemio llamaron a reducir perímetro de prohibición
 

 

La fiesta en nuestra cancha quedó sólo ahí, en la cancha, para los comerciantes de restoranes y pubs del barrio bohemio del sector céntrico de La Serena, tras la aplicación de prohibición de venta de alcohol mil metros a la redonda del estadio, 3 horas antes y 3 horas después, que operó con motivo del inicio de los partidos del Mundial Sub 17 en esta sede.

 

Por lo mismo, los afectados junto al concejal Pablo Yáñez, hicieron un llamado a las autoridades para reconsiderar la medida, pues no es comparable al torneo anterior (Copa América) al ser el público mayoritariamente niños y familias que asisten al recinto deportivo. “El Plan Estadio Seguro define 1 km a la redonda de restricción de venta de bebidas alcohólicas y eso causó que se vieran perdjudicados una gran cantidad de comerciantes, de micrempresarios que han invertido en sus negocios. Son partidos familiares la Sub 17, no genera el riesgo de las barras bravas o acciones vandálicas. Por ello, hay temor que llegue fin de mes y que no les cuadren las cuentas lo que incluso, podría generar despidos porque no hay cómo solventarlo. Queremos hacer el llamado a las autoridades para los partidos que quedan y poder disfrutar todos de esta fiesta del fútbol y poder cambiar esto que es muy particular, porque nuestro estadio se encuentra casi en medio de la ciudad y el perímetro abarca prácticamente todo. En otras ciudades la realidad es distinta, porque acá el estadio está en medio de la ciudad y perjudica a todo el barrio bohemio de La Serena, por lo que el llamado es a flexibilizar la medida para que puedan abrir normalmente”, indicó el concejal Yáñez.

 

Por su parte Jaime Rojas, del Pub La Roca, criticó que “se nos informó la madrugada del mismo día que no podríamos funcionar porque se declaró el partido de alto riesgo. Tenemos compromisos que cumplir, hay proveedores, gente que trabaja, etcétera. Creemos que la medida es desproporcionada y nos genera millones de pesos en pérdidas económicas, pero además, pérdidas para la gente part time y garzones que trabajan en cada local. De la noche a la mañana nos cambian todo. Llamamos a todos lados y nadie se hace responsable. Carabineros dice que salió de la Intendencia y de la Intendencia dicen que la instrucción salió de la Gobernación, entonces no hay nadie con quien dialogar. Queremos coordinar los partidos que vienen, que están programados desde hace mucho tiempo, para saber qué hacer y no que nos avisen de un momento a otro. La idea es que celebremos todos”, sostuvo.