“Terremoto” el nuevo integrante de la familia del Parque Pedro de Valdivia
En medio del caos, nacieron dos corderos prematuros, logrando sobrevivir uno de ellos, pese al rechazo de su propia madre, lo que deja en evidencia las distintas caras del comportamiento de la naturaleza.

-      

Se dice que los animales tienen una sensibilidad especial para presentir los sismos o cualquier otro fenómeno de la naturaleza, razón por la cual, minutos antes de las 19:55 horas del 16 septiembre, antes que la tierra comenzara a moverse, los animales del Parque Pedro de Valdivia de La Serena, ya estaban inquietos.

Después vino el sacudón y su consecuente tragedia, y allí, entre los chillidos, balidos y hasta aullidos, una oveja adelantó su parto, provocando que durante el terremoto nacieran dos corderitos,  en medio del pánico y el caos de un terremoto 8.4.

De acuerdo con lo señalado por el propio administrador del recinto municipal, Fernando Torres, al parecer producto del nacimiento prematuro, los animales nacieron débiles, lo que motivó que la madre  se alejase de ellos.

“Cuando vinimos a supervisar cómo había quedado todo, nos dimos cuenta del parto que había ocurrido y cómo la madre rechazaba a sus crías. Intentamos arrimarlos para que puedan alimentarse, pero no hubo caso, al no poder pararse ninguno de los corderos, ella sólo se alejó”, señaló Torres quien además contó que uno de ellos, murió aplastado por su propia madre.  

Sin embargo, su hermano, aferrándose a la vida logró sobrevivir al terremoto, al tsunami y al rechazo de su propia madre, gracias a los cuidados que le entregan los propios funcionarios municipales. “Comenzamos a alimentarlo con leche de cabra en mamadera, y eso le permitió pararse y cobrar fuerzas. Toma entre cuatro a cinco mamaderas diarias y se ha convertido en el regalón. En ocho días ha logrado ganarse el cariño de todos los que trabajamos en el parque,  por sus ganas de vivir y el empeño que le pone”, confesó el administrador.

Y como era de esperarse, había que buscarle un nombre, y el cordero sobreviviente fue bautizado como “Terremoto”. “Muchos otros corderos nacieron días y horas después, duplicando el tamaño de Terremoto, quien quedó chiquitito no más”, puntualizó Torres quien además hizo extensiva la invitación para que la comunidad asista al parque a conocer al pequeño cordero y su historia, una historia llena de esperanzas y fuerzas, en medio de tanta tragedia.