Más de cien parejas dieron espectacular esquinazo para saludar a La Serena
 

 

Integrantes de más de 16 agrupaciones folclóricas llenaron de colorido la calle Prat, entre Balmaceda y Los Carrera, para saludar a La Serena en su nuevo aniversario con un espectacular esquinazo en el cual destacó la presencia de muchos niños y jóvenes.

 

Si bien casi de inmediato las ganas dieron paso a la pista a los diestros bailarines, el “Gran Cuecazo”, como se denominó la actividad, se inició formalmente con la entrega de pañuelos bordados con el logo del cumpleaños 471, momento que llenó de especial sentido esta jornada. “Hace mucho tiempo La Serena es cuna de bailarines de cueca a nivel nacional, y en esta ocasión los cuequeros no podían estar ausentes para saludar a nuestra ciudad. El próximo año podemos hacer el esfuerzo y tener 472 parejas bailando en el aniversario 472 de La Serena”, sostuvo el concejal Pablo Yáñez, reconocido cultor de nuestro Baile Nacional, principal impulsor de esta iniciativa.

 

El saludo de la Unión Comunal de Agrupaciones Folclóricas de Las Compañías, en representación de todos los amantes de nuestro Baile Nacional, estuvo cargado de emoción y agradecimientos al apoyo del municipio al fomento de la cueca y del folclore, palabras que hicieron eco en los bailarines, como el matrimonio de Gabriela Alfaro y Fernando Abrigo, que junto a su pequeño hijo Jordan, de apenas 5 años, se sumaron al festejo. “Somos integrantes de la agrupación Raíces de mi Tierra, lo encuentro muy bueno porque todo el año debiéramos tener la cueca. El municipio está apoyando harto y cada vez se ve más bonito esto”, dijeron.

 

Por su parte el alcalde Roberto Jacob, quien también salió a bailar, resaltó el enorme interés que generó este esquinazo en la comunidad, pues participaron entusiastas también con algunos pie de cueca. “Hay mucho público y todos con ganas de bailar. Creo que es un lindo gesto que las agrupaciones folclóricas han tenido con la ciudad de La Serena, por lo que les agradezco sinceramente por eso”. Quien justamente estaba en el público con un elegante sombrero huaso, fue Julio Rocco, oriundo de Almirante Latorre, que quedó feliz con los sones de nuestra danza. “Con esto estamos enseñando a los niños y a toda la gente a que aprendan a bailar cueca. Muchos se ríen de los que bailan al lote, pero ese es el sentimiento, porque la cueca se baila con el alma”, dijo este hombre de campo, recordando además un hermoso verso a la cueca: “… Y si al sentir el rasgueo de nuestra criolla canción, si hay alguien que no se alegre y que no siente emoción, es que no conoce Chile, es que no quiere a su tierra, o le falta corazón!”.