Niños celebran sus cumpleaños con sus padres privados de libertad en Huachalalume
 

 

Fue una tarde llena de alegría, risas, globos, la infaltable torta y hasta un mago llegó para ser parte de esta celebración de los cumpleaños de los niños y niñas que integran el Programa Abriendo Caminos, que lleva adelante el municipio de La Serena, financiado por el Ministerio de Desarrollo Social.

 

Hasta el gimnasio techado ubicado al interior de la cárcel de Huchalalume, llegaron 29 niños y niñas, para ser parte de una celebración de los cumpleaños de varios menores. 14 fueron los internos que compartieron en familia de esta fiesta.

 

Julián Gómez, director de Desarrollo Comunitario del municipio serenense, señaló que “el programa Abriendo Caminos nos da la posibilidad de contribuir en la construcción de apego, y de esta forma resguardar el derecho a la familia, a la infancia y a todos esos lazos cotidianos que nos dan identidad; es ese el camino que como municipio nos hemos trazado; hacer vivo el anhelo de una sociedad más justa y cohesionada”

 

Por su parte Arturo Maluenda, quien compartió con 2 de sus 5 hijos integrantes del programa, manifestó que “estoy muy contento, porque hace muchos años que no estoy con ellos celebrando un cumpleaños y es algo bonito que nos dio este programa y uno tiene una satisfacción y vive un momento grato con su familia”.

 

El municipio de La Serena es una de las 32 instituciones en Chile que lleva adelante este proyecto de gobierno que trabaja con niños y niñas y sus familias que están en esta situación.

 

El seremi de Desarrollo Social, Eduardo Lara, aseguró que “este programa es parte de la política de protección social  y tiene una gran importancia ya que  contribuye al desarrollo  y resguardo de los derechos de los niños, niñas y jóvenes que muchas veces se ven segregados por tener un adulto cercano en privación de libertad. Abriendo Caminos    entrega igualdad de oportunidades a la infancia”.

  

El programa se enmarca dentro del sistema del Ingreso  Ético y Familiar, que toma a las familias más vulnerables del país y entre ellas las personas que están dentro de este programa que son los niños y niñas con sus cuidadores principales quienes se ven a enfrentados a una separación forzosa.

 

“Esto es algo que ha sido de mucho apoyo y más que contento estoy viendo la satisfacción de parte de los niños, porque son ellos los que están contentos y es bueno porque también es importante que ellos tengan una buena visión del padre cuando está en esta situación. Mi hijo más pequeño me preguntó, que porqué el papá estaba aquí y yo le dije que el papá se había portado mal y cuando alguien se portaba mal había un castigo y también le enseñé que el tenía que portase siempre bien”, de esta manera Fernando Castillo, contó lo importante de esta actividad y la difícil situación que vive como familia.

 

La orientadora familiar Priscila González, dijo que, “a través de estas actividades lúdicas también se  pone énfasis en los derechos de los niños, estos adultos pueden resignificar el concepto de niños como sujetos de derecho para que a partir desde esa base se desarrolle el buen trato con los niños y puedan comprender la importancia que tiene la infancia en el desarrollo de un niño sano y feliz”.

 

Este programa lo ejecuta el municipio de La Serena desde noviembre del 2013, el que tuvo 4 meses de diagnóstico con las familias, para luego comenzar hasta la fecha, con la intervención psicosocial y socioeducativa y que contempla este tipo de actividades.