Niños de escasos recursos vibraron con la velocidad del Rally Karting
Menores de entre 11 y 17 años, acogidos por el municipio serenense a través del Programa “Abriendo Caminos”, fueron invitados por la empresa de entretenimiento.

 

Despertaron temprano y a la hora en punto llegaron a la pista de carreras, un poco nerviosos y con la adrenalina en alto. Escucharon atentos la charla introductoria y las reglas para conducir, y ya con el casco bien puesto se subieron a los vehículos apostados en los pits. Desde ahí a la línea de largada y, tras la luz verde, a disfrutar de esa sensación única que da la velocidad.

 

Así se podría resumir la emocionante jornada deportiva que vivieron 15 niños, niñas y jóvenes, de entre 11 y 16 años, pertenecientes al programa Abriendo Caminos ejecutado por la municipalidad de La Serena y el Ministerio de Desarrollo Social, gracias a la invitación que le hiciera la empresa local Rally Karting al municipio.

 

“Me gustó mucho. Había manejado antes, tiene dos pedales, acelerador y freno, no es muy difícil, para nada. Tuve un choque con un compañero pero contenta de haber participado”, dijo Janet Rojas. En tanto, Claudio Tapia, 13 años, indicó que “fue emocionante subir al auto, muy bonito y agradecer a los tíos que nos trajeron. Muy entretenido. Nunca había manejado uno de estos. Bacán la experiencia”, dijo apenas se bajó del kart.

 

dsc_2074

 

José Luis Prado, encargado de Rally Karting La Serena, ubicado en el Mall Puerta del Mar, destacó que “nos motiva mucho la conciencia social. Generamos espacios deportivos y es importante incluir a los niños de escasos recursos que no tienen acceso a este tipo de entretenimiento. Espero que más empresas se sumen. Es maravilloso ver cómo se ríen y cómo se divierten los niños. Llenarse el corazón es mucho más importante que llenarse el bolsillo. Nada se compara con ver a los niños felices”, resaltó.

 

“Los niños tuvieron la oportunidad de disfrutar de esta actividad extra programática gracias a la invitación del administrador de Rally Karting. Estos gestos permiten que los niños generen una actitud más positiva hacia la comunidad, la vida, sociedad y hacia las instituciones que les abren caminos para olvidar las situaciones difíciles y ser felices aunque sea por un momento. No es fácil tener a los padres ausentes por estar privados de libertad”, señaló Miguel Araya, tutor del programa.  “Les gustó mucho, se sintieron campeones al subirse al auto”, agregó.