Botellas, bolsas plásticas e incluso pañales, son parte de los desperdicios que se pueden encontrar en balnearios, riberas de ríos y lagos, afectando el medio ambiente y la propia salud de las personas, realidad de la que no escapa La Serena. Pero en el corto plazo, quienes sean sorprendidos ejerciendo estas malas prácticas, serán sancionados con multas de 1 a 4 UTM, gracias al proyecto de ley aprobado por la Cámara de Diputados y enviado al gobierno para ser promulgado.

 

El alcalde Roberto Jacob ha manifestado su total acuerdo con esta nueva normativa. “Me parece muy bien que hayan leyes que sancionen a los inescrupulosos que ensucian, nosotros hacemos tremendo esfuerzo al limpiar micro basurales y todo aquello que aporte a la limpieza de la ciudad, pero los vecinos deben cooperar y entender que mientras menos tiren basura más limpio será el entorno. La gente no tiene conciencia de que las ciudades hay que mantenerlas limpias, es nuestro entorno y el de los niños. Si hay que sancionar se va a hacer, porque de alguna manera tienen que aprender a cuidar lo que es de todos”, indicó Jacob, agregando que el municipio desembolsar alrededor de 60 millones de pesos para limpiar sus playas en los meses de verano.

10_dsc_8646

 

Por lo mismo, el jefe comunal reforzó que esta ley debe venir con los recursos económicos necesarios para que los municipios puedan hacerse cargo de las fiscalizaciones e implementar la normativa con eficiencia. "Todas las leyes deben venir de la mano con financiamiento, porque tampoco es posible que a los municipios les entreguen todas las responsabilidades, pero no les den las herramientas, los recursos económicos para hacer que las leyes realmente funcionen. Estoy llano  a todas las leyes que van en beneficio del medio ambiente, pero tienen que venir con recursos".

 

Sin duda una medida que busca proteger y preservar las distintas especies de flora y fauna, cuidar la salud de las personas que visiten o vivan en estos lugares, y que tiene como objetivo evitar que esto continúe con el tiempo para que las próximas generaciones puedan disfrutar de un mundo más limpio y  menos contaminado.